lunes, 31 de julio de 2017

Así fuerte, así libre 1

Tumbada en la cama, descansando, pensando en nada en concreto. Tengo mucho que leer, muchas series pendientes, pero no tengo ganas de nada de eso. 

Suena mi móvil. Es una amiga.

-Diime
-¡Levanta y te vistes! Nos vamos a bailar.
-No tengo gaaanas.
-Venga ya, hace tiempo que no salimos juntas. Vamos a tomarnos una copa, tampoco es demasiada fiesta.
-Pero si apenas bebo.
-Jajaja ¡Pues con eso coges el punto antes! Además nadie te obliga.
-eh…
-¡A beber! A salir sí. Que te veo venir.
-jajaja, uisssh te me has adelantado.

Llevaba un par de días algo tristona. Los cambios siempre me afectan.

-Venga, ¿qué vas a ponerte?

-¿Os vais a arreglar mucho?

-Venga sí, que te vendrá bien sentirte triunfadora.

-Buah..ya lo soy aunque vaya en botines.

-¡¡¡Qué típico de tí!!! Pues ven como te de la gana, pero venga. En dos horas te quiero en el kiosko de los churros.

-Vaaaale. 

-Hasta ahora.

Nada más colgar, recibo un whatssup suyo: ¡¡¡VENGA!!! Seguro que aún no te has levantado de la camaaa. 

*Que siii
*Mándame una fotoo
*Me estoy vistiendo, guarra!
*jajaja vengaaaaaa, que no tenga que esperarte!
*xD 

El siguiente mensaje fue un: "iré wenorra para quitarte los ligues." Pero lo deslicé quitándolo de la pantalla. Paso.

Y una leche me iba a quitar a los ligues.

Me levanté y abrí el armario. ¿Qué me pongo? ¿Voy de busca polla o voy cómoda pero sexy? 

Qué pereza. Con lo bien que estaba tirada en la cama. Pero seguro que luego me animo y me alegro de haber ido. 

Venga, un vestido veraniego rojo pero las convers tobilleras del mismo color. Paso de zapatos arreglados. 

Le mando un wasa: Pub?

*Sí, pub con música.
*Vale. 

Me ducho rápido (unos 20 minutos acaban siendo), salgo, me seco. A ver: ropa interior: ¿normal o sexy? Voy sin pretensiones de ningún tipo. Escojo de entre las que me vienen mejor con el vestido que elegí.

Me pongo el vestido y me miro en el espejo: Estoy impresionante. 

Empiezo a sonreír y me voy alegrando de aceptar salir con ellas.

Me paso el peine un poco por el pelo. ¿Me pinto? venga sí, un poquito de color a mi cara. 
Labios rojos...Joder, qué roja voy, ¿no? Ummm no me convence, pienso mientras me echo eyeliner negro y máscara de pestañas para intensificar la mirada. 

 Perfecta. 

Vuelvo al cuarto y miro los zapatos de vestir que no son demasiado altos y son cómodos. Azul oscuro. mmmm.... ¡Venga, me cambio! 

Al final acabo arreglada. 

Cojo el bolso de vestir y miro el reloj: Aún queda media hora. 
Móvil, DNI, pañuelitos, barra de labios, con 5 o 6€ bastará. Bueno, llevaré un poco más por si tengo que volver en taxi.

Me echo colonia y vuelvo a mirarme. Guau. Yo me follaba ahora mismo. jajajajaja.

¡Ya no me quitará los ligues! jajaja Bueno, a ella le gustan más casanovas. De esos que te regalan el oído y te bajan la luna solo para echarte un polvo. No me van los mentirosos. A esos que me los quite mejor del medio, sí. 

Me voy riendo mientras pienso esas tonterías, agarro las llaves y salgo de casa. 

Llegando al punto de encuentro me veo a mi amiga. Anda que no va arreglada ni nada.

-¿No íbamos a un pub?
-¿Perdona? Yo no veo tus zapatillas por ningún lado. 
-Jajajaja acabé arreglándome.
-No soportarías que te robase a algún buen partido, di la verdad.
-Eso es imposible, nena. Tus gustos y los míos son diferentes.
-Venga ya... Si un tio está bueno da igual que sea más meloso o no. Al final tenemos armas para llevárnoslo al huerto.
-jajajajaa. ¡¡Vienes arrasadora!!
-Solo te sigo la coña…

Es verdad, ella siempre se arregla muchísimo aunque salga a dar una vuelta. Jamás entenderé esa falta de… ¿autoestima? No sé, supongo que vemos desde pequeñas que tenemos que ir maquilladas. Yo siempre he sido la rebelde de la vida. jajajaj. 

Después de esas palabras tontas nos contamos cómo nos va la vida. Ella tan agobiada en su trabajo y yo que estoy tranquila sin que entre a penas nada que hacer. En agosto casi todas las empresas cierran y el trabajo en según qué sectores se vuelve prácticamente nulo. Sin embargo ella, está hasta arriba de facturas. 

Nos reunimos con unas pocas más y llegamos al sitio. Ya empezaba a escuchar las canciones de verano y mi cuerpo comenzaba a contonearse solo. 

Qué ganas de bailar. ¡No puedo remediarlo! 

-Vamos a pedirnos algo, ¿tú qué quieres?
-Uff… hace mil que no bebo nada. ¡Un Malibú con piña!
-¿¿¿EN SERIO??? jajajaja
-¿Qué pasa? ¿Me tengo que pedir absenta? ¡¡El Malibú está ricoo!!
-A veces eres una cría.
-¿Por pedir eso? ¡¡De verdad!! La gente sois tan raraaa.
-Cierto. Ella siempre tan light.

Cuando escuché esas palabras se me contrajo el vientre. Tan sexy y varonil. Me giré y allí estaba Manu. 

-¡Hombre! Holaaa.

Nos dimos dos besos. Joder qué bien olía, esa colonia de baño de hombre que me pone tantísimo. Vi en sus ojos que había acertado con el vestido. 

-Me tenéis envidia porque me divierto sin beber.
-Calla ya, ¡no le pidas Malibú! Un Vodka limón mejor.
-Oyee, qu..
-Esa bebida es otra de las que te gustan, ¿no?
-Sí.
-Po ya está. 
-Me la pagas tú. 
-Jajajaja vale.

¿Tan fácil? Qué bien. No recordaba este poder. 

Empecé a bailar y a ponerles caras a mis amigas. Dijeron que primero querían beber así que me senté con ellas y Manu se fue a otro lado del pub. 

Hablamos de varios lios que tienen un par de amigas. Una se llevó a un compañero de trabajo a la cama unas 4 veces y hoy se entera por otro lado que está saliendo con un otro hombre. ¿Pero qué? jajajaja. Había escuchado historias al contrario, pero no así. 

Dice que seguirá seduciéndolo porque se lo hace de lujo. Que es una aventura y que si también le gustan las pollas, lo entiende. No nos hemos podido reír más.

Otra que nos ha contado su última experiencia con todo lujo de detalles. Si su marido supiera que me lo imagino acostándose con su mujer en la cocina donde tantas veces nos hemos tomado un refresco... jajaja. ¿Qué le hago si ella cuenta cómo la tiene? Y como la toca, y dónde… Por Dios, da más detalles que una novela erótica. Y eso que no me conoce a penas. La verdad que está de buen ver. Pero me cae genial solamente.

Después de medio vaso de vodka ya me estaba subiendo un calooor... Se me trababa la lengua. Y no quería más. Se empezaron a reír porque estaba roja como un tomate. Que si iba a juego con el vestido, que qué poca tolerancia al alcohol... Qué mongolas son. Bien orgullosa que estoy de ello.

Me fui a bailar a la pista. Que si te vaaas yo también me vooy, si me daas yo también te dooy, mi amooor. Bailamos hasta las 10, ¡¡hasta que duelan los pieees!!

Que sii... suuube la mano parribbaa dale pa bajoo. Y para un ladoo, para otro ladooo... 

Da media vueeltaa y sacuede duuuroo-moviendo el cuerpo, meneando la cintura... jajaja Qué bien me lo estaba pasando. Es lo mejor para sacar el estrés, los nervios, la tensión. 

¡¡Maiami me lo confirmoooooooooooo...Y un arroz con habichueeelas, puerto ricoo me lo regalóooo!!! -y a cada "pum, pum, pum" de la canción, golpe de caderas. 

Buah esa canción no sé por qué me da mucho subidón. Me encanta. De repente noté cómo me miraban y miré.

Manu y sus amigos. Algunos tonteando con alguna, él y dos más mirándome bailar. 

Os podéis imaginar.... Más me crecí. 

Bailando me puse de espaldas a menearme para arriba y abajo, moviendo el culo, moviéndome entera. Mirándole mientras giraba la cabeza aún de espaldas a él. 

Sonriéndole y saliéndome ya la mirada de depredadora. 

Sé que se está excitando, si es que no lo está ya. Y me encanta. 


Entonces hice como que pasaba de él y seguí bailando a mi bola. Si quería buscarme, tendría que hacerlo él. 

4 comentarios:

  1. Supongo que solo es la primera parte....qué pasó con Manu??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ha saliido, hay que dejar un poquito de intriga!!

      Eliminar
  2. Yo sé como termina ese baile. Besos donde sabes.

    ResponderEliminar